En noviembre de 2021, una delegación indígena diversa asistirá a la COP26 en Reino Unido para sembrar otras narrativas sobre el cambio climático. En tiempos de pandemia, ecocidio y genocidio, es urgente reconocer a los pueblos indígenas, que defienden el 80% de la biodiversidad restante en el planeta, como alternativas vivas a la crisis climática.

Nuestra delegación está compuesta principalmente por mujeres de diversas comunidades indígenas de México. A pesar de las restricciones y la desigualdad estructural que impide a las y los defensores del territorio asistir a estos espacios, hemos decidido hacer esta travesía con nuestros propios medios, y en alianza con organizaciones de jóvenes que buscan justicia climática. 

Tenemos un mensaje desde un futuro más esperanzador, y vamos a cruzar el Océano Atlántico para llegar a Sumil K’ Ajxemk’ Op (Europa). Desde el epicentro del capitalismo y el colonialismo, queremos que el mundo entero escuche: la lucha por la madre tierra, es la madre de todas las luchas.

La crisis climática ya está aquí y sus efectos se están acelerando. Grandes sequías, incendios forestales, acidificación del mar, derretimiento de los polos, extinción masiva de especies, hambrunas, pandemias, desplazamiento forzado de millones de personas. La crisis climática es el mayor reto al que nos enfrentamos como seres humanos. La responsabilidad del presente, es hacer del futuro un territorio a defender.

La 26va Conferencia de las Partes (COP26), será la convención más importante en años, donde gobiernos de todo el mundo tomarán decisiones relacionadas con la mitigación y adaptación al cambio climático. Pero el estado actual de la crisis demuestra que los Estados-Nación y las corporaciones transnacionales son incapaces de detener la catástrofe, pues privilegian los intereses económicos por encima de la vida.

Investigaciones recientes demuestran que el 92% de la responsabilidad de la crisis climática recae sobre los países ricos del Norte Global, que sustentan sus modelos de producción y consumo en la destrucción de la tierra y el genocidio de aquellas personas que la defendemos. La justicia climática implica detener inmediatamente el exterminio.

Defensoras de la Tierra es un puente entre las comunidades indígenas que están en la línea del frente defendiendo el futuro, para conectar con movimientos sociales, organizaciones y encuentros internacionales que están dispuestos a cambiar de paradigma para  hacer frente a la crisis climática. 

Traemos un mensaje desde un futuro más esperanzador, uno en el que logramos detener la catástrofe climática y civilizatoria. La solución no fueron los viajes espaciales y la colonización de otros planetas, no fueron las grandes negociaciones entre los poderosos, sino la organización de abajo: los que estamos cerquita de la tierra.

No fue fácil, pero fue posible. En 2021 asumimos la urgencia de dejar de financiar el exterminio con consumismo y empezamos a curarnos con la tierra. En 2021 nos quedó claro que el futuro no se negocia, el futuro se defiende. En 2021 nos dimos cuenta que las alternativas a la crisis climática siempre estuvieron aquí, viviendo en los pueblos que cuidan la vida. En 2021 reconocimos la ciencia de los saberes ancestrales que nos han permitido vivir en reciprocidad con los territorios por miles de años.

En 2021 asumimos la responsabilidad de entender que la naturaleza es nuestra condición de existencia. Y por ello, la lucha por la Madre Tierra es la madre de todas las luchas.

Mitzy Violeta Cortés

Mixteca originaria de San Sebastián Tecomaxtlahuaca, Oaxaca. Defiende su territorio a través de la investigación y la defensa de los derechos de las mujeres y las juventudes indígenas. Ha llevado a cabo diversos proyectos para impulsar la participación de las comunidades indígenas en las políticas climáticas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fue nombrada embajadora por un día por la Embajada Británica en México.

Rosa Marina Flores Cruz

Es una defensora del territorio e investigadora binnizá del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Su trabajo se ha centrado en temas de despojo del territorio, energía renovable, medio ambiente y feminismo indígena y comunitario; además de encontrarse acompañando procesos de construcción de alternativas de energía renovable comunitaria. Ha sido parte de distintos espacios de formación nacional e internacional sobre feminismo, ambiente y derechos de los pueblos indígenas.

 

Wilma Esquivel Pat

Es una mujer maya masehual, Feminista comunitaria territorial de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, bióloga, poeta y coordinadora del taller juvenil Viajerxs de la tinta, vicepresidenta del Centro Comunitario U Kúuchil K Ch’i’ibalo’on, también forma parte de la red Futuros indígenas, tallerista en derechos sexuales y reproductivos, identidad, comunidad y territorio. Ha colaborado con diversas redes donde se promueven los derechos de las mujeres, camina por el buen vivir de los pueblos y defiende el territorio.

Armando García Carrillo

Es un joven amuzgo originario de Tlacoachistlahuaca en la Costa Chica de Guerrero, México. Defiende junto a otras y otros jóvenes el Río Jndaancue Ñomndaa (río san Pedro) formando parte del Consejo por su cuidado. Armando es estudiante de sociología por la FES Acatlán en la UNAM y como cineasta documental vincula su trabajo con el de luchas colectivas en defensa del agua, actualmente trabaja junto a radio ñomndda en un documental sobre la lucha que ha mantenido su comunidad por la defensa del territorio y sus derechos colectivos. 

 

María Tzuc Dzib

Es una mujer maya peninsular, originaria de Tizimín, Yucatán, México. Defiende el territorio a través de procesos documentales audiovisuales en su comunidad y otras de su región de origen. Forma parte de la red de Ambulante Más Allá, en donde ha creado junto con otras jóvenes un proceso audiovisual de memoria y fortalecimiento de la identidad indígena.

Wendy Monserrat López Juárez

Serrana zapoteca, originaria de la Sierra Norte de Oaxaca.  Colabora desde la Universidad de la Tierra en la regeneración y autonomía comunitaria, recuperando alternativas vivas en los campos del comer, sanar y habitar. Realizadora audiovisual. Actualmente en proceso de titulación del Doctorado en Ciencias y Humanidades para el Desarrollo Interdisciplinario, promovido por el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM.

Miryam Vargas Teutle

Es una mujer de origen nahua de la región cholulteca, en México. Se dedica al periodismo comunitario desde 2009, es promotora de la comunicación para la defensa del territorio, desde los medios comunitarios ha buscado fortalecer y acompañar los procesos de resistencia y cuidado del territorio en el valle cholulteca y los pueblos del volcán Popocatépetl. Ha sido reconocida por su labor a nivel nacional.

Erika Hernandez Mariaca

Licenciada en Trabajo Social por la Universidad Autónoma del estado de Morelos, es una mujer Nahua originaria de Cuentepec, Morelos. Defiende a su territorio a través de la capacitación y difusión de los Derechos Humanos y Derechos Colectivos a miembros de su comunidad, ha organizado  foros y participado en el diseño y ejecución de diversos proyectos para el fortalecimiento de la identidad indígena.  

 

Florina Mendoza Jiménez

Es mujer ñuu savi, la defensa del territorio la hace desde la recuperación de la lengua, la memoria y los saberes desde su comunidad y desde los pueblos originarios. Ha participado en procesos de justicia por despojo territorial y forma parte de Futuros Indígenas, el Consejo Indigena de Gobierno y el Colectivo Ve´i Ñuu Savi (casa de la nación de la lluvia).. Actualmente cursa el doctorado en Estudios Críticos de Género.

Dona en la campaña de ko-fi para apoyar a la delegación ‘Defensoras de la Tierra’ en los gastos de viaje, hospedaje, cuarentena y alimentación para asistir a la COP26.

Difunde la exigencia de ‘Defensoras de la Tierra’ para reconocer a los pueblos indígenas que defienden el territorio, como alternativas vivas a la crisis climática.

Denuncia el racismo ambiental; ayúdanos a exigir acreditaciones a la @COP26 para la delegación de #DefensorasDeLaTierra de @futuroindigena y denuncia el apartheid ambiental impuesto por Reino Unido.

Nota sobre el racismo ambiental:

Los territorios resguardados por pueblos indígenas somos los sistemas vivos que más contribuimos a mitigar la crisis climática y también somos los más afectados por sus efectos. A pesar de esto, la COP26 es exclusiva para corporaciones, gobiernos y organizaciones registradas en una lista corta y cerrada. A esto se suma que el país anfitrión (Reino Unido), ha impuesto restricciones para la mayoría de países del Sur Global, lo que nos hace imposible salir del apartheid ambiental a quienes no tenemos dinero o acreditaciones. 

Aún así, ante la emergencia climática hemos decidido llegar hasta la COP26 en alianza con colectivas de jovenxs, sociedad organizada, espacios alternativos que están construyendo otros futuros posibles; y contigo si decides sumarte a defender el futuro.